Las cinco reglas de un gran redactor

Por: Jorge Asmar
Escribir es el arte de usar palabras y comas para generar todo un universo de sueños, de mundos que giran alrededor de un lápiz y que se plasman en una hoja, el mundo evolucionó, la tecnología avanzó y la redacción también lo hizo, a tal punto que escribir es el fundamento básico de toda gran campaña publicitaria, una gran idea empieza a partir de un gran copy, y todo lo genial y creativo que se escribe en el mundo de la publicidad nace a partir de un personaje llamado redactor publicitario.

Para mí como redactor es básico cumplir cinco pasos que marcan el camino a ser una persona idónea, capaz y sobre todo que rompa el molde del mercado en el que se mueve la publicidad hoy en día, así que lea y disfrute estos consejos de redacción de un redactor que redacta sin parar:

  1. Tener un blog

    En tiempos en que el papel dejó de ser el único elemento para plasmar palabras, el blog es ideal para comprender cómo funciona la redacción en el espacio tecnológico: saber cómo postear, qué palabras usar, en qué horario, también comprende respetar al lector con los aspectos de presentación de lo escrito: tipo de letra, color de fondo, tamaño de las imágenes que se usen y todo aquello que represente la parte de la presentación de un texto. El blog se convierte en el espacio de liberación personal, ya que somos nuestros propios editores, escritores y lectores, y aquí me voy a remitir a unas palabras que escuché de John Malkovich “la libertad es responsabilidad”, lo cual indica que por más que sea nuestro espacio hay que mantener el profesionalismo con lo que publicamos y escribimos.

  2. Escribir columnas de opinión

    Escribir es colocar en el pensamiento de muchas personas una opinión personal para que sea calificada y juzgada, en el desarrollo de las columnas de opinión hay varias fases: primero un reto personal de calificar por un editor, segundo exponerse a un público y tercero es ser leído y reconocido por dicha audiencia. Sin importar el tema que más disfrute escribir, hay que crear un pensamiento tan efectivo que enganche con los lectores. Por esto escribir columnas de opinión se convierte en un gran ejercicio, un buen reto y una forma de medir en que nivel está nuestra redacción y enganche con la audiencia.

  3. Literatura fantástica

    La creatividad tiene una hermana llamada la imaginación, ésta fomenta mejores conceptos para una campaña creativa, cuando hablo de literatura fantástica, hago referencia a los poemas, cuentos, novelas y todo tipo de escritos que sean fuera de nuestro contexto profesional. El hecho de escribir un poema ya demanda usar un límite de versos, manejo de rimas, uso de palabras de concepto romántico, y el manejo de un fin o concepto creativo. Al igual que en la redacción publicitaria, siempre hay que basarse en un pensamiento corto pero efectivo y que permita el desarrollo de muchas ideas, no solo algo que sea a corto plazo, sino por ejemplo un poema que sea útil en cualquier época y no pierda vigencia o sea obsoleto.

  4. Investigación

    Los insights nacen de hechos particulares y comunes con cosas peculiares, ya está en la magia del redactor ser capaz de colocar eso en un papel y que sea entendible, para lograr una efectividad en esto es necesario ser muy crítico al observar, ser un buen analizador de las situaciones, ser imparcial e investigar antecedentes. La mejor campaña o texto es aquella que evidencia una clara búsqueda de información, que sea efectiva y no despectiva, por eso la redacción de cualquier tipo de texto involucra de forma obligatoria investigar, para tener un margen más amplio de información y que sea útil para nuestro fin.

  5. Escribir y volver a escribir

    Hay que de verdad amar el acto de escribir y nunca sentirlo como un trabajo, al contrario se debe sentir como un goce y una liberación, por eso es necesario escribir sin parar, en el cuaderno que llevamos, en las notas del celular, en nuestro computador a media noche, en cualquier lugar y a cualquier hora. Aquí recomiendo escribir sin parar al menos unos 20 minutos, luego leer y depurar lo que se escribió para darle cuerpo al texto. Escribir puede estar acompañado de escuchar música, tomar un café, estar al aire libre, o simplemente en un escritorio, escribir tiene tanta laxitud en estos aspectos que podemos desarrollar nuestro oficio sin problema del entorno, siempre y cuando nos inspire y nos ayude a lograr el objetivo que queremos.

Sin más que escribir (por ahora), dejo estos consejos que a mí me han funcionado, sé que deben haber muchos más, así que espero me escriban y me cuenten, qué más hacen para hacer el acto de redactar el mejor empleo de la publicidad.